Diálogo social y EIS: ¿cómo facilitar los intercambios con los empleados?

Para que se produzca un equilibrio, la comunicación es clave. En una empresa con más de 50 empleados, el CSE desempeña un papel crucial a la hora de establecer un diálogo constructivo entre el empleador y los empleados. Para fomentar los intercambios, veamos cómo facilitar el debate entre empleados y empleadores a través del CSE. Cuáles son las obligaciones, medios, herramientas y posibles remedios para establecer confianza y transparencia.

CSE y comunicación patronal: ¿cuáles son las obligaciones puntuales y recurrentes?

Ya que estamos hablando de intercambios, abordemos primero los que se dan entre el CSE y el empleador. Hablamos de obligaciones recurrentes (sobre la situación económica de la empresa, política social, condiciones de trabajo, empleo y orientación estratégica), pero también de obligaciones puntuales. Si es necesario, el CSE puede recurrir a expertos. Es entonces contable (y cubierto al 100% por el empresario) y se refiere a la situación económica y financiera de la empresa, tras un despido económico que afecta a más de 10 personas, o tras operaciones para encontrar un comprador. Por último, los llamados peritajes “autorizados” también pueden iniciarse en caso de riesgo grave, el uso de nueva tecnología que podría afectar las condiciones de seguridad o salud de los empleados. Cabe señalar que este último está subsidiado en un 20% por el presupuesto operativo del CSE y el resto por cuenta del empleador.

¿Con qué medios y herramientas se puede difundir la información dentro de una empresa?

No lo vamos a ocultar, el cargo de cargos electos requiere mucha inversión y tiempo. La parte administrativa es sólo la punta del iceberg. Para reducir esta carga y facilitar la comunicación con los empleados, existen soluciones informáticas. El objetivo es utilizarlos para agilizar la comunicación y compartir elementos importantes que se ven en las reuniones. El software CSE de Leeto le permite centralizar todos los documentos importantes para los empleados e informarles sobre la evolución interna (actas de reuniones, organigrama, encuestas, noticias, recopilación de participación en eventos, etc.). El objetivo es descargar tareas que consumen mucho tiempo para dejar espacio a lo más importante: el diálogo social.

¿Cuáles son los posibles remedios en caso de que se rompa el diálogo social?

En caso de que se rompa el diálogo entre las diferentes partes interesadas (CSE, empleados, empleador, RR.HH., etc.), puede resultar beneficioso recurrir a una parte interesada externa. Su papel no es tomar una posición o incluso una decisión: es un mediador. Puede ayudar a renovar el diálogo y garantizar que cada parte pueda intervenir y defender sus opiniones. Su misión es facilitar los debates, pero sobre todo abrir nuevas vías de reflexión. Durante talleres, reuniones de equipo, grupos de trabajo (o proyectos), entrevistas individuales o incluso comités de dirección/dirección, el mediador actúa en interés de la empresa y de los empleados. El objetivo es reorientar los debates, encontrar soluciones, acciones y restaurar la confianza dentro de la sociedad.